Quiénes somos
» Misión y visión
» La Congregación
» Nuestro patrono
» Historia del colegio
» Himno
» Contáctenos
Una pincelada de historia
 

En 1949, la ciudad Santiago de Guayaquil, en su tradicional Barrio de las Peñas, recibe a las Hermanas Dominicas de la Inmaculada Concepción; quienes, desde la obra “Belén del Huérfano” inician un camino vislumbrado en estelas de luz, para la enseñanza en la comunidad guayaquileña.

 

La Misión debía expandirse, el Evangelio es de amplios horizontes y así estas fronteras fueron cruzadas por el ímpetu de una comunidad que debía seguir “Predicando la Verdad y portando la luz de Cristo”… Y el vaivén de los años transitados en la urbe, fue el silencioso cómplice, testigo de una gran OBRA fraguada en blanco y negro, hoy convertida en la UNIDAD EDUCATIVA PARTICULAR BILINGÜE “SANTO DOMINGO DE GUZMÁN”, cuyo nombre lleva en honor a nuestro Santo Patrono.

 

Retando a esta sociedad cambiante; la Congregación de Hermanas Dominicas de la Inmaculada Concepción, no ha escatimado esfuerzo alguno en ofrecer “una educación de calidad con valores cristianos”. La oferta va desde los 4 años (Inicial 2), Educación Básica, Bachillerato General Unificado en Ciencias y Técnico en Comercio y Administración.

 

La gran labor misionera, se realiza impregnando el Evangelio en la obra educativa y predicando a través de una sólida transmisión de sabiduría, ciencia y cultura plasmadas en: Convivencias, retiros, encuentros con estudiantes, docentes, personal de apoyo, administrativo, padres de familia, amigos y colaboradores. Nuestra pastoral, portando a más de su Palabra de aliento y misericordia, no deja de apoyar a los más necesitados a través del ropero solidario, gracias a la brillante iniciativa de la Hermana Lourdes Loor. La Institución en La formación académica e intelectual se ve reflejada en los primeros lugares obtenidos en las pruebas y evaluaciones internas y externas. En el deporte, fieles a nuestra tradición, los primeros lugares en Voleibol, Natación, Ajedrez y Básquetbol. Predicamos desde el arte, el teatro y en homenaje a los 125 años de la presencia de la Congregación en el Ecuador, saludamos con el Proyecto Misionero Dominicano: “Portando la luz de Cristo a través de la música” en la obra del CD “Presencia”.

 

Al repasar la Historia, el Plantel se viste de gala; por el esfuerzo que han hecho varias generaciones de Hermanas, dejando sus huellas de un íntegro trabajo y una entrega sin límites y que nos permite hoy contar con una excelente infraestructura comprendida en tres bloques en URDESA Central, la Casa de descanso en Data de Playas y la Casa de Retiros en Chongón, fortaleciendo el servicio para que la niñez y la juventud puedan disfrutar de ambientes: amplios, acogedores, dignos, con recursos tecnológicos de punta, laboratorios, salas de proyección, talleres, Capilla, Oratorio, piscinas, auditorio y canchas deportivas.

 

Cómo no agradecer el gran esfuerzo de las Madres y Hermanas que desde 1952 hasta la fecha, han dado todo de sí, ya sea en el área administrativa, académica, misionera y de servicios. La Institución para expresar un Homenaje de gratitud, inauguró la galería de Rectoras al conmemorar sus Bodas de Oro, y cronológicamente se mencionan a las Madres: Magdalena Barona Lalama (1956 - 1960), Irene de la Cruz Miranda Muñoz (1960 - 1969), Rosa Elvira Puga Muñoz (1969 - 1974), Dominique Samaniego Samaniego (1974 - 1978), Imelda Espinoza Pesántez (1978 - 1980), María Eugenia Aguilar Barzallo (1980 - 1990), Martha Vásquez López (1990 - 1999), Alicia Vásquez Vásquez, (1999 - 2002), María Cecilia Villacís Santos (2002 - 2005), Elida Duque Bustamante (2005 - 2010). Posteriormente también han servido las Hermanas: María Elena Moya Martínez (2010 - 2012) y por segunda ocasión la Hermana María Cecilia Villacís Santos (2012 - 2014) y en un paréntesis muy especial la Hermana Piedad Macancela Pacheco, que en estos últimos seis años ha sido la Superiora de la Comunidad y Directora de la Sección Básica. Nos faltarían espacios para enumerar las acciones realizadas por cada una de nuestras Hermanas, basta mirar cuánto el Colegio ha crecido. Gracias a su tesonera labor, abnegación y sacrificio como también los años transcurridos de su gestión. No cabe mencionar nombres pero hay Hermanas que su servicio ¡ha marcado la diferencia! y por eso en Guayaquil son recordadas y bienvenidas por siempre.

 

También hay momentos de pasos inolvidables, como el de las Hermanas Monserrat Santana Delgado, que laboró por varias décadas en calidad de Ecónoma y Rosalinda Piedra Balladares, nuestra Inspectora General hasta los últimos instantes, Paz en sus tumbas y mucho recuerdo en nuestros corazones, por todo su ejemplo de vida. Como también a quiénes por obediencia pasaron por la ciudad y por esta Institución, como maestras, ecónomas y directoras. La comunidad de hermanas al ejemplo de Madre Eduviges Portalet, siempre ha sido acogedora, misericordiosa y ha sabido compartir casa adentro con los seglares, algunos huérfanos de la vida; como no traer a la mente si en estos días hemos visto partir al cielo a la Señorita Ángela Merchán Espinoza, más conocida como “la niña Angelita”, quien cuidó desde el amanecer, hasta el anochecer las llaves de la Institución. Gracias al Padre Dios por este regalo de amor.

 

En la Familia DIC, se cumple a cabalidad el Ideal Dominicano, por eso cuando todos los lunes cívicos al entonar el Himno al Colegio, escrito por la Madre María Eugenia Valdivieso Eguiguren y musicalizado por Lic. Juan Carlos Urrutia, compositor y director, decimos a viva voz:

 

“El Colegio de Santo Domingo, 
con su estrella cual faro de luz, 
en el Guayas forjó su destino, 
de rodillas al pie de la Cruz.

 

En las verdes riberas del río
y escuchando el arpegio del mar,
estudiamos la ciencia y la vida
bajo el lema inmortal: la VERDAD.

La presencia de la Inmaculada
es misterio de amor maternal
y el proyecto de cada jornada
es historia, Evangelio y bondad.

 

Nuestras aulas son cátedra y templo,
Profecía, cultura y misión.
Dominicas por siempre seremos
en servicio de un mundo mejor”.

 

¿Cómo se sentirá Madre Eduviges Portalet hoy, al ver a sus hijas e hijos haciendo MEMORIA DE CIENTO VEINTE Y CINCO AÑOS DESDE ECUADOR HASTA FRANCIA? … Sin lugar a dudas muy feliz; porque la semilla ha crecido, aunque faltan vocaciones, pero la antorcha de Domingo no dejará de recorrer por los caminos, hasta que la verdad llegue al ocaso “Dejando huellas de luz”.

 

  Contáctenos   Admisiones   Cronograma
Calle 5ta. No. 608 y Las Monjas - Telf.: 288 2561 - 288 4711